Follando con mi madre en silencio

No se que habrá desayunado mi madre hoy, pero entró en mi habitación y lo primero que hizo es averiguar que escondía yo entre las sábanas. Obviamente, como era de mañana y no tenía nada que hacer, me estaba haciendo una gran paja… Ella sacó mi manubrio al aire libre y empezó a pajearme, no me lo esperaba para nada… tanto fue así, que terminé follando con mi madre sin que nadie en la casa se enterase… absoluto silencio… incesto puro…

Mi madre, a sus 50 años, es un encanto de mujer. Da alegría nada más verla, pero lo mejor de todo es estos momentos tan especiales que nos regala a los miembros de la familia que más quiere, como yo. Follar con una madre no es habitual, pero con mi madre, sí que lo es. Ella se encarga de que sea una situación completamente normal desde que empieza a desnudarse hasta que termina tragándose mi corrida.

Añadido: 21/03/2020

|

Visto: 176 veces