Mi vecina me daba viagra a escondidas para chuparme la polla

Tengo una vecina madura que por lo visto, es de lo más guarro que han visto en la vecindad durante décadas. Una mujer que con sólo mirarte ya ella decide si tiene ganas de tener sexo contigo, y como ella, a pesar de su edad, sigue conservándose muy bien, pues prácticamente consigue follarse a todo el mundo a su antojo. Menuda viciosa y guarra es la mujer joder. Nada más tienes que entrar en su casa para encontrarte productos para subir la testosterona como Cialis o Viagra.

Precisamente es el Cialis el producto que consiguió que yo me tomase sin darme cuenta ya que vino a mi casa buscando sal y, yo que estaba desayunando, no percaté como me metía una de esas pastillas en el cola-cao y, claro está, me puso realmente caliente. Para ser exactos, me puso más caliente que el cenicero de un bingo.

La hija de puta había conseguido su objetivo y, nuevamente vino a mi casa, esta vez, venía buscando solomillos, ya que la cabrona decía que iba a hacer solomillo a la pimienta y le faltaban esos dos solomillos para finiquitar su receta. En fin, que lo que yo te diga, esta no quería solomillos ni pollas en vinagre, ella lo que quería era ver si ya me había echo reacción el asunto y, efectivamente, así fue, y me bajó los pantalones para percatar de cerca si había alegría escondida entre mis dos piernas.

Menuda comida de polla me dió en la cocina la hija de una perra sarnosa. Que asco de tía, pero que bien la chupa.

chicas webcam

Más porno incestuoso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios correctamente. Si continuas navegando consideramos que aceptas nuestra política de privacidad Política de Cookies